pintada de negro Backstage @ 192 Magazine negro bestias

BACKSTAGE DIARY: EL DÍA QUE ME PINTARON DE NEGRO

Tener casi tu cuerpo pintado de negro es una experiencia muy divertida. En pleno inicio de mi carrera de modelo, me bookearon para un editorial de revista muy artístico. ¿La idea atrás de esto? Bestias de moda. ¿El resultado? Wow… Uno de mis favoritos.

EL DÍA QUE ME PINTARON DE NEGRO

Para empezar una carrera, nada mejor que un trabajo afuera de lo común. Este fue para 192, una revista hermosa con páginas grandes y editoriales atrevidos. No sabía todavía lo que me esperaba pero estaba emocionada de hacer este trabajo, aunque la agencia no me pagará.

« Es para tu book. » Dicen siempre cuando tienes que trabajar gratis.

pintada de negro Backstage @ 192 Magazine negro bestias

Fotografía: David Franco
Styling: Gustavo García Villa

MI PRIMER RETRAZO

En la mañana, me desperté muy temprano y disfrute de mi tiempo. Cuando tengo algo que hacer que empieza a medio día, a mi no me gusta dormir. Amo despertar y tener este largo tiempo para mi misma.

Tomé la computadora y vi la pelicula Sanctum en la cama, con el gato de mi roomie. Esta pelicula te deja con una sensación de no poder respirar ya que juega con tu claustrofobia. La peli terminada, tomo una gran respiración para digerir mi cine matutino, y agarro mi celular. Pero se me quita la respiración otra vez.

De repente, brinco de la cama:
« ¡Agata! ¿Donde estas? Te están esperando en el estudio foto. » Me dice mi booker…

Me caen los ojos de la cabeza y entro en pánico. A esta época, estar en pánico era mi especialidad. Todo me hacía saltar el corazón, y más que todo quedar mal o estar atrasada. Me doy cuenta que hubo un malentendido con los mensajes. Mi booker me había mandado dos mensajes que parecían iguales. Solo que en el segundo, la hora había cambiado.

Me visto en un segundo y brinco en un taxi, carcomida por la angustia de estar regañada y ser mal vista de mi trabajo.

LA LLEGADA AL ESTUDIO

pintada de negro Backstage @ 192 Magazine (3)

Backstage para
192 Magazine

A las 11:00, llego al estudio y entro con la delicadeza un Vikingo en el Gran Hall. Jadeando, pisando fuerte y mirando en todos lados, un asistente me ve perdida, se acerca y me da la bienvenida:

« _ Eres la modelo para 192, ¿Verdad?

_ Siiiiiii perdooooooooon, no entendí muy bien el mensaje de mi booker, tuvimos un malentendido y…

_ ¡No te preocupes! Tranquiiiila… No pasa nada. ¿Desayunaste?, ¿Quieres comer algo? »

En 10 segundos, me encuentro en el catering picando cacahuates y tomando jugo. Estaba tan asustada de quedar mal que la reacción de todos me deja sin voz…

El fotógrafo me manda saludos de lejos con la mano y la maquillista me viene a recoger 10 minutos después, la boca llena de panes y nueces.

En el set, ya están dos modelos, una chica y un chico. Me quedo intimidada viendo que son los dos supermodelos mas conocidos en el país. Vestido de ropa vaquera, el chico entra en el set y empieza a posar. Estoy impresionada por su fluidez y su profesionalismo. La maquillista me toma de la mano y me lleva a un camerino blanco y todo iluminado. Sigo mirando el modelo, caminando sin mirar a donde voy, como un niño que su mama jala para regresar a casa.

EL SHOOTING

pintada de negro Backstage @ 192 Magazine negro bestias

Con el aire fuerte del ventilador, una lágrima cae de mis ojos.

« Te vamos a pintar de negro. Primero hasta los hombros para los retratos y luego hasta las rodillas. »

En general, las modelos no reaccionan muy bien cuando les dices que las vas a tener que maquillar completamente. Pero a mi, en este momento, me suena como la cosa mas excitante del mundo.

Me pongo en el banco alto y siento por la primera vez que este trabajo me va a obligar a tener mucha PACIENCIA. Mientras la maquillista me pinta con una mezcla de pigmento y de pasta de henna, el estilista me waflea la cabeza. Me quieren « afro » así que mi pobre cabello sufre un daño inmenso. Sin embargo, estoy dispuesta a todo para hacer las fotos las mas locas.

Después de un tiempo que me parece infinito, el fotógrafo me llama en el set. Después de haber visto la supermodelo posar, estoy lista para la sesión. Ella se sale del set con una clase impresionante y un vestido de alta costura lleno de franjas. Soy la última a pasar.

Trato de imitar su manera moverse, su fluidez, su magnificencia, sus expresiones. Aprendo mucho observando.

El fotógrafo parece muy contento y me relaja saber que estoy haciendo un buen trabajo. La experiencia rebasa los límites de todo lo que me había imaginado.

Hay tres asistentes alrededor de mi. Uno me lanza polvo para bebe encima de la cabeza, uno da forma a mi vestido jalando la tela hacía atrás y el tercero mantiene un enorme ventilador enfrente de mi. 

Con el aire del ventilador, mis ojos sensibles empiezan a llorar. Estoy a punto de tallarme la mejilla pero el fotógrafo entra en transe:

« ¡Wow! No te toques. Deja la lágrima, esta increíble. »

pintada de negro Backstage @ 192 Magazine negro bestias

Después de empezar a desmaquillarme, el fotógrafo me vuelve a poner en el set.

Todo el mundo parece contento y después de dos horas, se acaban las fotos. Regreso Backstage y me empiezo a desmaquillar. De repente llega el fotógrafo para felicitarme sobre mi trabajo. Me observa un momento mientras estoy pasando discos de algodón sobre mi rostro negro y me dice:

« ¡Ven en el set!, ¡Últimos 5 minutos! Te ves espectacular con el maquillaje destruido así. »

Me toma unas últimas fotos, extático. Me siento increíble y empoderada. La sensación de estar en un set profesional con todo este concepto oscuro y artístico me fascina.

EL CALL-BACK

Aunque me quisiera quedar así para siempre, me tengo que apurar ya que mi booker me llamo para asistir a un callback. He sido seleccionada para una marca de bikinis y el cliente me tiene que ver en verdad para ver si correspondo a la imagen de su marca.

Apenas salida del estudio con estrellas en los ojos, llamo el primer taxi a la vista y entro toscamente, tratando de ganar segundos sobre mi enorme retraso.

En el coche, saco una bolsita de algodones y un desmaquillante y sigo tallando mi piel para eliminar las manchas cafés que se quedaron en mis orejas, en mis codos y alrededor de mis brazos. Cada vez que muevo la cabeza hago una nube de polvo blanco alrededor de mi y me hace estornudar.

Sigo tallando y tallando y tallando mas.

Pero tengo que enfrentar la verdad: Nunca lo voy a lograr y voy a llegar al callback con manchas café en el cuerpo, cabello afro desamarrado y polvo de bebe en todos lados. 

El taxi llega, lo pago rápidamente y me levanto del asiento. Me doy cuenta que deje el sillón todo blanco y me apuro aún mas a salir y desaparecer de la calle, antes que el chofer se de cuenta de que arruine su coche.

Llego al callback jadeando igual que en la mañana. Afortunadamente, hay muchas chicas y tengo que esperar. Al momento de pasar, el cliente me da un traje de baño y me indica el cambiador.

« ¿¡Me tengo que poner en bikini ahora?! » grito asustada.

En efecto y no hay opciones. Salgo del cambiador y camino hacía los clientes que me miran con ojos grandes, cada uno con una expresión entre el susto y el asco.

Tengo lineas café en todo el cuerpo, polvo blanco en la cara y el cabello wafleado como si hubiera puesto mis dedos en el enchufe.

¡Extrañamente, nunca escuche mas de esos cliente!

About The Author

agata.descroix

Salut! Je m'appelle Agatha. Ex-mannequin internationale et citoyenne du monde, je suis passionnée de bien-être depuis des années, incluant la nutrition, le sport, les techniques mentales, le coaching personnel, la mode et la gestion de l'image. Ce blog est un outil pour permettre aux femmes d'augmenter leur confiance en elles.